Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

martes, 31 de octubre de 2017

El Cuaderno: David González: Poesía en mano:


Ayer, en la revista digital de cultura EL CUADERNO, aparece una selección de poemas de Siguiendo los pasos del hombre que se fue (Canalla Ediciones, 2017), así como también una reseña de la poeta Ana Vega sobre mi poesía: Cantar en la miseria.

Te dejo con el enlace donde puedes leer el artículo de Ana Vega y los poemas seleccionados:





Muchas Gracias a Jaime Priede por hacerlo posible.



miércoles, 25 de octubre de 2017

Doris Escarlata: Ahora en serio:



Ahora en serio es el nuevo trabajo de Doris Escarlata, un rapero sin pelos en la lengua, y con el que tengo el gustazo de colaborar en el tema Sangre en las venas:








lunes, 9 de octubre de 2017

Activism Through Poetry: History of Spain. (Knot):


En Activism Through Poetry, antología editada y traducida por Marina Llorente, Assocciate Dean of Intercultural Studies and Hanson Professor of Modern Languages and Literatures at St. Lawrence University, y Marcella Salvi, Associate Professor of Spanish and Italian at St. Lawrence University, y editada por Hamilton Books, se recogen poemas de

Begoña Abad, Mada Alderete Vincent, Fernando Beltrán, Antonio Crespo Massieu, Paco Doblas, María Eloy-García, David González, Ouka Leele, Inma Luna, Antonio Orihuela, Viviana Paletta, Ana Pérez Cañamares, Isabel Pérez Montalbán, Patricio Rascón, Miriam Reyes, Jorge Riechmann, Ana Rossetti y Uberto Stabile:




Mi poema es "Historia de España. (Nudo).

Lo comparto contigo en castellano y en su traducción al inglés:











jueves, 21 de septiembre de 2017

La tinta que somos: David González Lago escribe sobre mi poema Tinta:



El poeta, y tocayo, David González Lago, escribe este exacto y hermoso texto sobre mi poema Tinta, incluido en mi libro Siguiendo los pasos del hombre que se fue, en la revista La Galla Ciencia:


Muchas Gracias.




        



      Hoy voy a escribir acerca de un poeta español. Su nombre es David González. Tiene el pelo largo y rizado. Hasta aquí, podría ser yo mismo. Pero no. El poeta del que voy a hablar tiene una trayectoria de más de veinte años, lo cual ya me descarta, a mí que apenas estoy empezando en esto de la poesía. Hablo de David González, ese poeta asturiano considerado ya un escritor de culto, un poeta maldito en nuestro país. Me refiero a ese poeta que escribe con los puños en lugar de con las manos. El que solo utiliza los dos puntos como único signo de puntuación. De ese David González es del que voy a escribir.

      Debido a la coincidencia que tenemos en nombre y primer apellido, en más de una ocasión me han preguntado si algún poema suyo era mío (o viceversa). Al margen de lo anecdótico, pienso que ante este tipo de coincidencias uno puede huir o caminar a su encuentro. Yo elijo la segunda opción. Por eso, entre otras cosas, he decidido escribir sobre uno de los primeros poemas que leí de David González: “Tinta”.

   
       TINTA

       mi otro abuelo
       estuvo preso en vetusta
       en la cárcel
       provincial
       después de la guerra:

       todas las mañanas
       colgaban una lista
       en la puerta de entrada de la cárcel:
       en esa lista estaban escritos
       los nombres y apellidos
       de todas las personas
       a las que el día anterior
       habían puesto contra el paredón
o     dado muerte
       mediante garrote vil:

       imagínate a tu abuela
       me decía mi padre
       conmigo en brazos
       preguntando a gritos
       a las otras mujeres
       si tu abuelo
       se había convertido
       en tinta:

            Esto, más que un poema, es un puñetazo. Un puñetazo en la boca del estómago. Un puñetazo en la cara. Un golpe sobre la mesa para dejar las cosas claras de una vez por todas. Estos versos, esta tinta, ponen ante nuestras narices una realidad incómoda, una realidad desagradable pero que existió en nuestro país. Y las manchas de esta tinta aún no se han borrado del todo.

      Muchos de nuestros abuelos se convirtieron -o pudieron haberse convertido- en tinta. Y ese dolor aún duele, aunque durante muchos años se haya mirado hacia otro lado. Muchas abuelas tuvieron que preguntar a gritos estas cosas. Y lo preguntaban porque no sabían leer ni escribir. ¿Cómo iban a tener dinero y tiempo para aprender a hacerlo, si apenas tenían un trozo de pan que echarse a la boca? Quizás muchos de nuestros abuelos y abuelas no murieron en la guerra, no se convirtieron en tinta, pero sus vidas quedaron truncadas, desplazadas, como las conjunciones y/o en los poemas de David González. Y esa realidad, aunque incómoda, es la que nos retrata el poeta asturiano desde un hiperrealismo digno de Antonio López. Solo si analizamos así la realidad, sin maquillaje, podremos avanzar hacia un futuro mejor. De lo contrario, seguiremos sin superar esa vieja y dolorosa división entre los que se convirtieron en tinta (o pudieron haberlo hecho) y los que escribían sus nombres en las puertas de las cárceles.


          DAVID GONZÁLEZ LAGO.








jueves, 24 de agosto de 2017

Activism Through Poetry: Critical Spanish Poems in Translation:


Mi poesía se encuentra en esta antología: Activism Through Poetry: Critical Spanish Poems in Translation (Hamilton Books, 2017). Edited and Translated by Marina Llorente and Marcella Salvi.





viernes, 23 de junio de 2017

Voces del Extremo / València 2017: Poesía y Escucha (1):


Nota de David González:  Como ya se nos dice al principio, "los textos recogidos aquí (en Voces del Extremo/València 2017:Poesía y Escucha) se compartieron públicamente en el curso de las asambleas recitales de Voces del Extremo-València 2017 y fueron compuestos por alguno de estos setenta y tres autores: 

Ada Salas, Alberto García-Teresa, Alfredo Saldaña, Ámbar Pasi, Ana Becciu, Ana Pérez Cañamares, Antonio Crespo Massieu, Antonio Díez, Antonio Martínez i Ferrer, Antonio Orihuela, Begoña Abad, Bernardo Santos, Carmelina Sánchez-Cutillas, Carmen Ávila, Chantal Maillard, Claribel Alegría, Conrado Santamaría, Cristina Morano, David Eloy Rodríguez, David González, David Trashumante, Déborah Vukusic, Dioniso Cañas, Eduardo Galeano, Eladio Orta, Enrique Falcón, Felicia Fuster, Felipe Zapico, Felix Grande, Gemma Gorga, Giovanni Collazos, Gsús Bonilla, Inma Luna, Isabel Pérez Montalbán, Iván Rafael, Jaume Pérez Montaner, Javier Das, Jesús Lozano, Jorge Brunete, Jorge Riechmann, Joyce Mansour, Juako Escaso, Laia Martínez i López, Laura Giordani, Leire Bilbao, Los Flamencos para "Cantes tóxicos", Luz Pichel González, Luz Souto, Mada Alderete, Mar Benegas, Marc Delcan, María Ángeles Maeso, María Castrejón, Marc Granell, Maria Mercè Marçal, Maria Josep Escrivà, Mercedes Cebrián, Miguel Ángel García Argüez, Modou Kara Faye, Mónica Caldeiro, Neorrabioso, Néstor Perlongher, Patrica Karina Vergara, Raquel Casas Agustí, Rosario Castellanos, Sebastian Vitola, Simona Gay, Sonia San Román, Teresa Pascual, Txus García, Uberto Stabile, Vicent Andrés Estellès, Wislawa Szymborska y Xavier Sabater".


Así que, respetando la decisión de este libro, este blog, en distintas entradas, subirá algunos poemas, pero sin escribir al pie el nombre de su autor o autora. Y empiezo, sin más dilación, por este:



LA HERENCIA

Mi madre me enseñó a bordar:
el dedal en el dedo corazón,
usar el hilo en hebras cortas,
me enseñó a hacer vainica doble
y a ordenar la vajilla de porcelana:
primero las bandejas,
después los platos y los copas.
Mi abuela me enseñó a planchar:
el pañuelo de niño se plegaba
en un triángulo, como el de soltera,
solo el de caballero se plegaba
en forma de rectángulo.

- Entonces eres hija de una buena familia.
- No, soy la hija de las criadas.






MEJOR NO DIGA NADA

Mejor no diga nada.
Sería inútil.
Ya ha pasado.
Fue una chispa, un instante. Aconteció.
Yo acontecí en ese instante.
Puede que usted también lo hiciera.
Suele ocurrir con los poemas:
terminan condensándose las formas
en nuestros ojos como el vaho
sobre un cristal helado;
las formas, con su herida.
Pues quien construye el texto
elige el tono, el escenario,
dispone perspectivas, inventa personajes,
propone sus encuentros, les dicta los impulsos,
pero la herida no, la herida nos precede,
no inventamos la herida, venimos
a ella y la reconocemos.



Varios Autores. Voces del Extremo / València 2017: Poesía y Escucha. Asamblea de Voces del Extremode Valencia, primavera de 2017. Edición no venal.